7 abr. 2007

Traficantes de miedo

Sería bueno empezar a pensar menos en las cosas que nos dan miedo, y más en la gente que dedica sus energías a meternos miedo. Pocos métodos más efectivos para moldear la conducta humana que aprovechar los miedos y las debilidades de las personas. El miedo se ha convertido en medio y en fin. Es un inmenso negocio del que viven políticos, medios de comunicación, policías, empresas de seguridad, médicos y abogados, en una relación ni de lejos exhaustiva.

Pero además, se nos inoculan los miedos equivocados, se nos enseña a temer a enemigos inexistentes, y se nso pide luego que asceptemos las medidas de excepción necesarias para combatirlos. Desde el infierno con el que amenazan los curas, a la enfermedad con la que amenazan los médicos, la solución pasa siemrpe por beneficiar a quien nos ha inquietado, siguiendo sus normas, evitando las tentaciones que ellos nos señalan. Miedo al sexo, al placer, a la libertad. Miedo a nosotros mismos. ¡Que miedo!

7 Comentaris:

Anonymous Santi said...

Holaaaa
Claro, es el argumento de 'Bowling for Columbine'!!! Estoy de acuerdo pero me atrevo a poner dos anotaciones.La primera,es que no creo que necesariamente estos Maestros del Miedo sean/seamos conscientes de serlo... a veces son/somos simples mensajeros con la técnica del "Pásalo". La segunda. Siempre he intuido que todos los miedos tienen un padre común: la muerte. Lo mismo no es padre sino bisabuelo, pero intuyo que algún parentesco hay.
Saluditos
Santi

5:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El miedo es una sensación escalofriantemente angustiosa y extraña: te neutraliza, te paraliza, te bloquea. Te impide pensar, avanzar y te aleja de la realidad. Una vez sentí el verdadero miedo. Es terroríficamente espeluznante. Así me sentí.
No estoy de acuerdo que tenga en común nada con la muerte, sino con lo desconocido.
Es una reacción autoprotectora frente a una inminente amenaza externa.
Toñi Conejo: agua1414@hotmail.com

2:35 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

... Además produce malestares físiológicos, como sequedad en la boca, sudoración, taquicardias, nudo en la garganta, tristeza y apatía.
De nuevo: Toñi Conejo (hija de Juan Conejo Cebrián)

2:37 a. m.  
Anonymous nekovidal said...

Tantos miedos se esconden en cada acto de eso que llamamos la hostoria de la humanidad, que me temo (¡¡¡!!!) que debería llamarse la historia del miedo.

2:46 p. m.  
Blogger Aquiles said...

Dice Pedro Guerra en una canción fantástica: "miedo que da miedo del miedo que da".

Pues eso.

12:35 p. m.  
Blogger Lunática said...

El miedo que imponen es la forma de coacción más efectiva. Saben que la falsa seguridad que ofrecen es el opio de los cobardes.
Saludos.

2:35 a. m.  
Blogger Destin said...

Por qué nos metera tanto miedo la Iglesia y nos pinta un Dios castigador?

Miedos infundados nos mueven y nos atan.

¡Que miedo!

¡Qué patético!

9:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home